8/17/2008

De amores y Sirena gordas

Un bar desde donde se puede ver todo el golfo patagónico donde las ballenas vienen a hacer el amor.
Una mina con ballenas en el mirar.
Un amor único que da la vida que fluye en infinitas formas, pero que quieren hacernos creer que sólo se puede vivir de una forma.
Un viaje que es todos los viajes soñados que es todas las risas que es un poco de viento helado en el rostro en una vieja colonia galesa acentada asumida y determinada.
Un encuentro con infinitas puertas que son ventanas que son miradas que son letras que son todo, espejo de otros vuelos sobre el calmo y transparente color del mar...

"Y entonces vos me decís que yo no sé amar, que soy un egoista pelotudo, que pienso que el mundo es sólo para mí, que no te tomo en cuenta, que...
Y sí, de ese amor, poco. Quizá nada de ese amor. En cambio, qué amor tan cálido el del las flores en otoño, el de la risa de un pequeño, el amor de quien se abraza a un sueño de sirenas, este amor que vuela sin amarrarse a ninguna pata de ninguna cama. Entonces vos mirás a la ventana y respirás, callas, volteas y tomas una desción".(Para Jorge Espíndola)
Publicar un comentario