8/23/2005

TRES CAíDaS

Rola de Sergio Arau como ambient
Tres caídas me bastaron para darme cuenta
que tú no eras mi aliada
que la mano que ofrecías traía escondida una traición
en la primera caida tú me diste de peso mil razones
me sobraba ingenuidad y ati no te importo mi corazón.
No das la cara y nada es lo que antes era
y arriesgo mi cabellera para quitarte la máscara,
dos caras eres tú eres de baja calaña,
en vez de gratitud sólo despides ponsoña.
Peleas rudo, yo soy lumpio, eso sent ídurante la segunda
creí que éramos pareja y hoy vivo triste desilusión
escucha bien lo que te digo la tercera, esa es la vencida,
pero al final de la vida el referi y los jueces me darán la razón.
PRIMERA CAÍDA
En un exceso de confianza en sus dotes luchísiticas, Blue Panther Clon levanta casi en vilo a El mismísimo, quien sin su máscara resiste con dignidad el castigo.

Enfadado por la afrenta recibida, lastimado en su orgullo, El Mismísimo sin su máscara arremete a golpes contra Blue Panther Clon llevándose para el bando de los rudos la primera caída.

SEGUNDA CAÍDA


El rudo de 3.5 suelas, El Mismísimo sin máscara, apenas resiste el fuerte castigo que le propina Blue Panther Clon. Ahí se muestra cómo la madera de la que está hecho no es la misma que su oponente, de hecho, el referi-fotógrafo deshace el castigo pensando que El Mismo se había ya rendido.


Pero era sólo otra treta de este rudo jalapeño, ya que apenas suelto del castigo por la referí-fotógrafo tomó su jara biónica y le propinó treméndo jaranazo sonero. Y, a ritmo de la bamba, la segunda caída le fue atribuída al técnico Blue Panther Clon por descalificación.

TERCER CAÍDA


Arriesgando el todo por el todo, El Mismo rudísimo se veía menguado, mientras la fortaleza de Blue Panther Clon no estaba en nada mellada. Aquí una toma de un lance respondido por un fuerte Ca-Che-Ta-Dón.


Pero sacando fuerzas de flaqueza con barriga chelera, El Mismísimo sin máscara aplica una fuerte llave a Blue Panther Clon, a quien de nada sirvió el peso y el entrenamiento; pues al redendirse le ha dado el triunfo de esta lucha a
EL MISMÍSIMO.

Referí-fotógrafo: Zuleyja Prieto.
Blue Panther Clon: Gerardo
El Mismísimo: Martín Corona A.

8/21/2005

Otredad

mientras dormía no era yo. como hace 7 meses. cuando entré al baño de casa y escuché en el ensueño el griterío de un par de niños y tuve la pesadez de llevarlos a la escuela. de pronto volver y notar que todo era lo mismo. aquí fue diferente. yo miraba lo que fue un espacio cercano de otra forma. no era ya el mismo ni tampoco era yo el mismo. pero la misma sensación de desasociego de gran necesidad de compenetración imposible. respiraba y cuando quise ver mis palmas (consejo de amigos buenos soñadores) noté que no tenía manos, sin manos no podría escribir. sin embargo, me consolaba saber que ya no me dedicaba más a escribir, sino a contar historias. fue entonces cuando solté un grito de coraje, cuando desprendí el odio al manco en que me hube convertido. volví entonces al lecho que me cobijaba, voltee a mirar el rostro apacible de mi acompañante. suspire pensando que fue una pesadilla, que yo no era el que soñaba y no tenía brazos y bajando la breve escalera miraba la puerta del baño y sentía de nuevo aquello. no, yo no era más aquello, sin embargo, cuando comencé nuevamente a conciliar el sueño, noté con horror que la noche anterior había puesto la cabeza en soledad.

8/16/2005

VENENO SCORPIÓN


(Leáse con voz de Álvaro Mutis en Los Intocables)

Ciudad X, la mítica atenas del teatro, revela un nuevo episodio en su historia: la aparición de una heroína singular Veneno Scorpión....

Durante más de dos semanas, ilustres xalapeños de la cultura recibieron en sus correos electrónicos una dirección de internet. Un ambiente lúgubre ponía a Ciudad X en la calidad de una gótica cualquiera, dejando integorrantes cruciales y algunos breves elementos para ir deshenebrando esta madeja.

Todas las pistas apuntaban a la noche de un viernes, a las afueras del Teatro Studio T. Misteriosos agentes vestidos con gabardinas negras, sombreros y altos zapatos, se comunicaban por radios mensajes ocultos.
La entrada estaba celada, luego de dar la clave, un agente nos llevó hasta una bodega oculta. Ahí, luego de un par de llamadas (la segunda y la tercera), pudimos conocer la furia, el coraje y la energía desatada de la primera heroína comic de Ciudad X: Veneno Scorpión.
Su sensualidad se mezcla con la violencia. Su mirada detiene tus acciones mientras sus puños fulminantes aplastan tu rostro. Implacable, Veneno Scorpión hará todo por obtener una respuesta, una simple respuesta.

8/15/2005

mini reporte

Laura necesita pasteles en gis y papel kraft para hacer un castillo.
Algunas personas necesitamos de muchas otras para hacer un castillo.
Otras necesitan irse muy lejos, recorrer distancias a caballo para tener su castillo.
Dicen que algunos nacen con su castillo a cuestas, y quieren huir de él.
No hay castillos por todos lados, pero en todos lados puedes hacerlos, me están enseñando en mi nuevo hogar.
Yo por ahora no busco castillos, ya no.
Sus murallas, sus torres, sus chocantes princesas.
Desde hace algunos meses vivo en una cofradía de dragones rebeldes, dedicados a holgazanear en vez de cuidar celosamente de sus castillos y princesas, tan gamberros dragones que hemos adoptado a algunas princesas renegadas, algunos reyes, principes azules de los que ya no existimos y a algun@s bufon@s.


Post dedicado a los Prieto Ramos, en honor de El Puente.

8/14/2005

Largo Reporte



Sea
(Letra y música: Jorge Drexler)
Ya estoy en la mitad de esta carretera
tantas encrucijadas quedan detrás...
Ya está en el aire girando mi moneda
y que sea lo que
sea
Todos los altibajos de la marea
todos los sarampiones que ya pasé...
Yo llevo tu sonrisa como bandera
y que sea lo que
sea
Lo que tenga que ser, que sea
y lo que no por algo será
No creo en la eternidad de las peleas
ni en las recetas de la felicidad
Cuando pasen recibo mis primaveras
y la suerte este echada a descansar
yo miraré tu foto en mi billetera
y que sea lo que
sea
Y el que quiera creer que crea
y el que no, su razón tendrá
Yo suelto mi canción en la ventolera
y que la escuche quien la quiera escuchar
Ya esta en el aire girando mi moneda
y que sea lo que
sea



Mi ventana está llena de rastros. Si re compusiera el camino de cada uno quizá entendería el porqué encuentro todas esas pistas cotidianamente, en mi ventana.
Primero piedras, basura, naranjas, papeles y hace poco un ojo que buscaba a través de la persiana. Salí para ver a su dueño, pero no había tal, sólo era un ojo ávido de mirarme, sin cuerpo, retazos del recuerdo de un estado alterado, traté de tomar con la mano aquella mirada y se razgó. Silente volví adentro de mi casa, sudoroso y molesto emprendí a golpes contra mi ansiedad. Encendí un vaso con agua y me tomé lo restos de la calma que me había dejado cerca del brazo izquierdo destruir aquella mirada.




La turbulencia de un mar agitado.
El caminar de un cangrejo que sonriente permite que se acerque mi pequeña cámara.
Cientos de aves huyendo ante los gritos que corriendo llevaba mi hermano.
El mar.
Al mar.
Hay varias formas de estar ahí:
a) mirar hacia abajo y buscar conchitas. Es decir, llevárse algo, ver al suelo como temiendo la inmensidad de respirar de frente.
b) tirarse a disfrutar del sol. Ensimismarse en aras de la belleza personal, interiorizar con el concierto del sonido de las olas.
c) beber hasta no poder más. Situación recomendable, pero posible en cualquier otro espacio.
d) correr hasta el agua y jugar con las olas. Sonreir ante la caricia de la turbulencia, entender que no para que no parará nunca. Simple asunto de seguir en ese flujo, en el constante movimiento.
e) cazar con la mano cangrejos. a riesgo de los fuertes agarrones con sus tenazas.
d) fundirse con la arena desde alguna poza caliente. permitirle al sol un adelanto de la desconexión hacia polvo-arena-aceite-agua.
e) nadar entre las olas, surcar sólo la parte blanca, fundirse con la espuma, que a final de cuentas es lo único que es. El agua se mueve, la sal son minerales, pero la espuma es el amoroso cadáver de las sirenas.

8/07/2005

Cuento de gatos


María García (C)
"¿Te conté antes la historia de la princesa ciega? Creo que ahora, que la lluvia afuera no cesa, has desconectado el teléfono y me lees con la taza de café caliente entre tus manos friolentas es el mejor momento. La princesa nació en un país lejano, algo sombrío y lluvioso, como tu tierra, justamente. Al nacer, como todos los habitantes de ese país, tenía una gran vela encendida en su corazón. Si bien a veces se escapaba un poco de luz por entre su sonrisa, todo iba de maravilla. Sin embargo, un día, cuando iba a la escuela, vio un bulto acercarse, lo olió y sintió su cercanía, entonces sacó su vela y la puso en el pecho del bulto. Al instante vio la cara de Gonzalito, deslumbrante y feliz, pudo ver la risa, los hoyuelos... pero cuando le quió la vista no pudo ver nada más. Quedó completamente ciega.
Buscó formas de ver más cosas, pero toda su mirada era sólo para Gonzalito. Dedicó entonces todos sus esfuerzos a estar cerca del chico, a toda hora lo necesitaba, a veces algún bulto le servía para no caerse, para evitar resbalarse, pero no podía ver más que la cara del niño con hoyuelos. Pero un día descubrió que podía quitarle a ese chico su luz y volver a tenerla, pero en el tiempo de oscuridad, cambió su rostro y tenía tanto miedo de mirarse que decidió jamás volver a poner la luz en su corazón. La princesa ciega sigue rondando, poniendo su vela en quien ella elige, la princesa ciega envejece y ahora cuando ha querido compartir su luz, no hay más luz, porque...
Duró algunos años todo esto. Hasta el día que descubrió... espera... en un ratito te sigo contanto...."


Hace ya algunos meses, pude ver esta obra de teatro. Hice una reseña que afortunadamente nunca apareció publciada. El jueguito de la foto, me gustó...

8/04/2005

XPRM


Amar a un fantasma puede ser poético y hasta diverido, pero cuando llamas al teléfono que te han dejado la madrugada anterior y responde una anciana, cuando te rebota el correo electrónico, cuando preguntas a tus compañeros de departamento por la mujer que tocó de madrugada y se fue temprano y ellos te confirman que, efectivamente, abriste de madrugada la puerta y de mañana también, pero solo; entonces todo deja de ser poesía para volverse infierno.
Durante casi una semana tocaste a mi ventana. Abri la puerta. Te acurrucaste pequeña en mi regazo, cabías perfectamente en mi abrazo, tus pies fríos quedaban abrazados a los míos, el aroma de tu pelo durante toda la noche. Y en algún momento, sin notarlo demasiado, un sexo tranquilo, casi rutinario, silencioso.
Lo extraño es que dejó algunos mensajes en los coments, como cuando le mostré uno a uno cada post, explicándole el porqué, la trampa de cada ventana.
Lo extraño es que creí estar salvo de este tipo de situaciones, de verdades alteradas, de mentiras que llenan huecos, de juegos sobre la verdad. Creí que al hablar con gente clave del pasado había dejado muy concreta esa parte de mi vida para nunca volver a las creaciones y ahora, no conforme con alterar realidades, mi mente creó la chica de ojos claros que me vista en las madrugadas.
Esta noche no la esperaré, porque su mirada cómplice constata junto mío, frente al monitor de la iBook que tu esencia de fantasma es el más aterrador enfrentamiento conmigo mismo.

Madrugada

Puedes darle crédito a la rememoranza, al ensueño revelador que te asalta antes del alba. Puedes mirar y escuchar el mosquito que revolotea entre la ausencia de otra respiración. Puedes esperar un poco y respirar, jugar a tomar consciencia de la nieve, puedes incluso atragantarte de ensueños y dejar libre como una cometa al corazón, pero tambieen puedes quedarte callado un momento y escuchar por encima de todo cómo el sol va lloviendo con luz, su lentitud certera, su latir perpetuo.

8/03/2005