11/29/2007

Un regalo de Inés

Y uno se va de novio con la vida, desterrando una muerte solitaria pues sabe que a la vuelta de la esquina hay gente que es así, tan necesaria.

11/27/2007

11/26/2007

"vamos cuervo..."

La muerte como final.


Lo definitivo de ciertas cosas,
quizá la muerte como la única cosa definitiva en la vida.
La única certeza es que el show terminará en algún punto...
Mientras tanto nuestras historias se van abriendo por momentos, retomando, alargando, surgiendo y re surgiendo... mientras tanto vamos por el mundo inventando finales que no son más que puntos suspensivos, ya que tarde o temprano enfretaremos de nuevo las miradas.
El domingo fui con mi padre a visitar a un hombre que fue atrozmente atropellado: cinco hijos y una esposa a días de tener al sexto. El hombre perdió un brazo, lastimado un pulmón. Los caminones que lo atropellaron jugaban carreritas y no vieron su bicicleta... Buscábamos su casa, donde los 4 hijos pequeños eran cuidados por la mayor, una chica de 11 años.
De camino, una mujer mayor iba cargando flores. Me pidió el viejo que bajara un poco la velocidad y murmuró turbado un nombre: Estela.
No me detuve, pero casi.
Mi padre se tomó unos segundos para aclarar.
"Esa mujer fue novia de tu tío Víctor... uno se da cuenta de lo viejo hasta que ve cómo pasa el tiempo en los demás".
Mi padre sonrió.
Seguí conduciendo.
La situación de aquel hombre, luego de 13 días de rehacer su caja toráxica es "estable". Habló y mi padre dice que en cuanto pueda hablar con él le dirá:
"no quisiste dejar viuda joven".

11/20/2007

Milagros...


Buga y el Señor de los Milagros... Buscaba besos de sapo y encontré amor a raudales...

Apenas un respiro para asimilar tanta belleza.
Coincidir es poco más que hallarle sentido a mucho de esto.
Saben, mi vida aquí toma de nuevo su rumbo:
la casa, los amigos, café de Coatepec (fuerte y aromático, a diferencia del suave y aromático de Colombia), arreglar cada una de las piezas que acompañaron el viaje, comenzar a volver,
sin embargo,
ahora hay otra forma de ver lo cotidiano.

Saber que en otros lados, de otras maneras, mucha gente late con un ritmo tan semejante que uno sabe
obligatoriamente
que esto que se siente al término de una función no es soledad:
son millones de kilométros que en instantes nos unen,
una ráfaga de viento que se lleva ese aplauso, esos suspiros y esas risas hasta el sitio exacto donde pueden coincidir...
entonces ustedes, yo, nosotros,
sonreímos por nada caminando en la calle, frente a una mirada o el paisaje de esos rostros (Saludos Geraldine).

(O una noche podemos quedar petrificados ante la belleza de un árbol
silentes seres capacitados para enfrentar la belleza)

Gracias por escucharlos, por escucharnos, aunque de a poquito... vendrán ya otros tiempos, otros espacios.
Yo, por mientras, aquí, latiendo con cada uno de ustedes que, desde Buga y su milagroso señor, puedo decir latiéndonos.

11/19/2007

Barquisimeto

Inicio la concreción del regreso.
Colombia y sus ojos.
Tuve que viajar tanto para encontrar otra alma... y muchas almas a la vez.
Luego, Sonora y esa mirada que se queda y tanto cariño que uno no sabe dónde meterlo.
Estoy en casa, tranquilo, respirando esperando a mi familia para verlos, para compartirme amablemente.
Sonrío porque estoy vivo, porque ayer amanecí en las playas de bahía de kino y me agarró la noche camino a Xalapa, de golfo a golfo...
Cuántas hitorias y cosas por compartir.
Ente ellas una palabra que resuena en mi cabeza para el fin de año:
barquecimento? barquecineto? barquillineto?
Bobadas, no podía asir la palabras.
Entonces, justo entonces abro el correo electrónico y el poema de la semana de Enfocarte es esta hermosa declaración.
Desde el mundo de este lado...


Derrota
Rafael Cadenas



Yo que no he tenido nunca un oficio
que ante todo competidor me he sentido débil
que perdí los mejores títulos para la vida
que apenas llego a un sitio ya quiero irme (creyendo que mudarme es una solución)
que he sido negado anticipadamente y escarnecido por los más aptos
que me arrimo a las paredes para no caer del todo
que soy objeto de risa para mí mismo
que creí que mi padre era eterno
que he sido humillado por profesores de literatura
que un día pregunté en qué podía ayudar y la respuesta fue una risotada
que no podré nunca formar un hogar, ni ser brillante, ni triunfar en la vida
que he sido abandonado por muchas personas porque casi no hablo
que tengo vergüenza por actos que no he cometido
que poco me ha faltado para echar a correr por la calle
que he perdido un centro que nunca tuve
que me he vuelto el hazmerreír de mucha gente por vivir en el limbo
que no encontraré nunca quién me soporte
que fui preterido en aras de personas más miserables que yo
que seguiré toda la vida así y que el año entrante seré muchas veces
más burlado en mi ridícula ambición
que estoy cansado de recibir consejos de otros más aletargados que yo
("Ud. es muy quedado, avíspese despierte")
que nunca podré viajar a la India
que he recibido favores sin dar nada a cambio
que ando por la ciudad de un lado a otro como una pluma
que me dejo llevar por los otros
que no tengo personalidad ni quiero tenerla
que todo el día tapo mi rebelión
que no me he ido a las guerrillas
que no he hecho nada por mi pueblo
que no soy de las FALN y me desespero por todas esas cosas y por otras cuya enumeración sería interminable
que no puedo salir de mi prisión
que he sido dado de baja en todas partes por inútil
que en realidad no he podido casarme ni ir a París ni tener un día sereno
que me niego a reconocer los hechos
que siempre babeo sobre mi historia
que soy imbécil y más que imbécil de nacimiento
que perdí el hilo del discurso que se ejecutaba en mí y no he podido encontrarlo
que no lloro cuando siento deseos de hacerlo
que llego tarde a todo
que he sido arruinado por tantas marchas y contramarchas
que ansío la inmovilidad perfecta y la prisa impecable
que no soy lo que soy ni lo que no soy
que a pesar de todo tengo un orgullo satánico aunque a ciertas horas haya sido humilde hasta igualarme a las piedras
que he vivido quince años en el mismo círculo
que me creí predestinado para algo fuera de lo común y nada he logrado
que nunca usaré corbata
que no encuentro mi cuerpo
que he percibido por relámpagos mi falsedad y no he podido derribarme, barrer todo y crear de mi indolencia, mi flotación, mi extravío una frescura nueva, y obstinadamente me suicido al alcance de la mano
me levantaré del suelo más ridículo todavía para seguir burlándome de los otros
y de mí hasta el día del juicio final.







Rafael Cadenas (Barquisimeto 1930) poeta y ensayista venezolano. Profesor de la Escuela de Letras de la Universidad Central. De sus libros de poesía y ensayo podemos destacar, "Los cuadernos del destierro" en 1960, "Falsas maniobras" en 1966, "Memorial" en 1977, "Intemperie" en 1977, "Anotaciones" en 1983, "Amante" en 1983, "Dichos" en 1992, "Gestiones" en 1992 y "Apuntes sobre San Juan de la Cruz y la mística" en 1995.

11/05/2007

Desde Buga

Hablar, escribir, ahora es tiempo de escuchar a todos mis nuevos compañeros de viaje, y estas tantas ganas de celebrar el hallar a gente tan humana que desde tan lejos ha venido sòlo a esto y celebrar que otro alguien ofrende de su calma un altar.

Pues esto es lo que hacemos.
Nos anticipamos de sonrisa en sonrisa
hasta la última esperanza.

Dice Alejandra Pizarnik.

Y luego mira:

Ocultar lo más íntimo
Eila Kivikkaho
Traducción de Francisco J. Uriz



Como un insecto
inmóvil en la rama
quiero semejar
algo que nadie
busque, vea, persiga.

Que junto al río Guadalajara voy mirando tantas aves y colores, rehilete de sueños es moverse bajo el ecuador... ya voy entendiendo el por què de esta lucha, del alma que late dentro y que busca salida por tantas y tanta vías.

11/01/2007

Nuevamente caen las máscaras, nuevamente el juego tonto de las apariencias y las distancias... sin embargo, una y otra vez enfrentaré a mis propios monstruos y de sus miradas saldré tranquilamente victorioso, porque son yo mismo y nunca he temido a los espejos.
Como una espiral, una y otra vez al mismo punto de diferente manera, en diversidad de espacios y tiempos, pero las acciones se repetirán hasta el
¡BASTA YA!
No importa que las pisadas en la arena estén tan solas ni el destino que venga, no temo a nada, voy apurado.
Ahora sonrío.
Ahora cambiaremos un poco el tono del discurso y sin invalidar la parte más amada y amable, sin lastimar ni lastimarse... simplemente, sonreir y permitirle a quien a la puerta espera que pase, finalmente el altar de muertos está lleno de manjares.