6/11/2010

De otro mundo


El señor José Guerra
Un ser de Otro Mundo atendía la cantina donde llegamos a tomar una cerveza en el infierno cálido que puede ser Zacatecas. Estaba sentado detrás de la barra, esperando que llegara su asistente para abrirla, pero no llegaba y amablemente nos ofreció las cervezas y, luego de un rato de charlas, un poco de mezcal con yerbas amargas.
Don José nos contó de su vida en las minas, de sus negocios, de sus hijos, sus nietos de sus bisnietos y de la hermsa chica adolescente que quiere hacerlo tatarabuelo. Pero él se niega.
Su cantina tiene alrededor de cien años y sólo dos dueños, una hermosa barra, espejo, una caja registradora de la época. No se si existieron los vaqueros, no lo sé, pero seguro fueron inspirados e inspiraron cantinas como ésta.
Don José dormía cuando nos fuimos a despedir, sus nietos venden bebidas preparadas afuera de la cantina durante el festival cultural.
Otros Mundos son los de Don José, otro Zacatecas y otra realidad que no volverá... en el camino es como un tesoro hallar la otredad personalizada de este modo.
Publicar un comentario