7/11/2006

Los silencios que ahora pueblan los días son reflejo simple de que todo se va cayendo, destruyes y tras de ti no hay más que ruinas. Pero no te detienes a mirar atrás.
Las hormigas no pueden mirar atrás, sólo hacia adelante.
Las hormigas no sonríen.
Publicar un comentario