2/12/2009

los simple es divertido

Hacer malabares, ejercitar y mover las dos partes del cerebro y moverse.

Hace poco me dijo claramente Alfonso de la atrofia de los escritores. "Sería imposible para mí hacer eso...", se refería a los malabares en la feria, con Los Jugos Dividendos tocando equilibrio y Rafa Campos invitándonos a jugar con él, de cierta divertida manera. Y no sé, pero el cerebro y la parte intelectual tienen una razón y es válida, pero es una nomás.

Y tampoco hacerse el desarraigado y ponerse a jugar nomás con la cabeza llena de humo me parece una respuesta. Entonces darse a la tarea de caminar los posibles es la risa y alegre manera de transitar en los posibles.

Todo es parte sólo de un ciclo que sube, baja, vuelve y nuevamente se juega.


Y en esos posibles elegir de pronto uno o dos o tres y luego, nada. Luego simplemente dejar que pase ese y se vuelva otro o no, o tomarlos todos y lanzarlos al aire y jugar entre ellos a que caen y suben y vuelven siempre. Pero nunca son los mismos, nunca es igual.

Durante años soé con la tienda de Cabeza de Martillo, con las decenas de clavas y aros y pelotas y un pequeño negocio, un segudo piso de madera alberga sueños y risas en objetos milenarios.


Y es que lo importante es simple y lo simple es divertido.

Y entonces uno dice GRACIAS cuando le abren la puerta y puede ver a los ojos a los pequeños y a los grandes vendiendo sueños pesados en vásculas milimétricas.

Gracias a cada una de tantas personas que representan posibles impensables, imposibles para ti que me lees en la oficina, en tu casa luego de amargarte la vida en el trabajo, pero posible para ti que pese a todo eso buscas y si sigues buscando... hallarás.
Publicar un comentario