4/04/2010

Villa Rica


¿Cuántas veces morí ahogado al perseguir de madrugada a una sirena?
En las playas de Villa Rica están mis almas cristalizadas en sal.
Si buceas alrededor de la roqueta podrás mirarlas como estatuas del pasado.
Las muertes de un pirata que de listo quiso pasar,
pasado por agua el deseo y su amor,
su amor al canto marino
su amor al cálido ambarino de unos pies,
que nunca tocan el bar
pese a bailar en él
sin fin
sin ti.

Foto: Calletano Domínguez
Cortesía de Selene Marluns
Publicar un comentario