11/06/2015

Ser Hombre

Ilustración: Karla Reyes


Con sus pelos lacios y negros, con esa chispeante mirada café y la sonrisa que te arrebata un suspiro la niña a sus cinco años parece tenerlo muy claro: "de grande quiero ser hombre".

     Mamá y papá no saben bien a bien qué decirle, pero están preocupados. Los abuelos no saben bien cómo tomarlo y lo toman como todo lo que viene de ella, celebrándolo con risas, dulces y chocolates. En cambio el tío, ese extraño tío va más allá de la cantaleta "¿Qué quieres ser cuando seas grande?" y arremete con un ¿"Por qué quieres ser hombre?"
     – Ay pues fácil porque quiero hacer historia, descubrir planetas, viajar por las galaxias, crear curas para todas las enfermedades y mira acá...
     Y ella, hermosa y pequeña, que aprendió a leer en casa le señala los libreros con enciclopedias y pesados tomos sueltos empastados:
     La Historia del Hombre
     El Hombre y sus descubrimientos
     El Hombre y el Universo
     El tío, mamá, papá y los abuelos no pueden parar las carcajadas. Entonces le explicaron que durante muchos años la Humanidad creyó que sólo los hombres tenían posibilidad, capacidad, entendimiento para las cosas importantes. Un mito como cualquier otro que ha creído el ser humano, pero que ya no es así, que en realidad nunca ha sido así.
     Entonces la pequeña sabe bien a qué se dedicará cuando sea grande:
     – Cambiaré todos los títulos de todos libros para que ninguna niña jamás quiera ser hombre. 
     Y cuentan que en el futuro Mujeres, Hombres, Niñas y Niños todos los Humanos tuvieron libros y registros de todo tipo en los que ninguno se sintió excluido.

Txt: Martín Corona Alarcón. Derechos Reservados. Se prohibe su reproducción total o parcial sin el consentimiento de los autores.
Publicar un comentario