11/26/2006

Amor, madre y muerte

La relación entre amar, mar, muerte, madre que registra Bataille es dolorosa. Eufonía de palabras que en francés cobra completo sentido.
Todo amor, visto bajo una metáfora cruel, es el nacimiento de algo donde muere la madre. Te amo, la consumación de este deseo, de este anhelo de posesión es la muerte de otros deseos, la anulación del mismo deseo. Contrasentido absurdo.
Dicha anulación del ser para estar en una nueva condición (nuevo ser) devendría en una muerte metafórica de lo que somos, la muerte de eso mismo que nos hace generar un nuevo ser... es decir: la madre.
"Matamos lo que amamos, lo demás no ha esdado vivo nunca" dicta con sabiduría Charito Castellanos. Confirma: "Vendrá la muerte y tendrá tus ojos", el suicida italiano Pavese...
Sólo por eso te pido amablemente que no me hables más de que no quieres infringir dolor, de que los cuerpos incandecentes sólo serán luz y música, mas no anulación, sangre y dolor.
Vuelvo con la Charito:
El aire no es bastante
para los dos. Y no basta la tierra
para los cuerpos juntos
y la ración de la esperanza es poca
y el dolor no se puede compartir.

Exacto. Me has dicho que las noche de "yo preparo el té, mientras tú untas de ajo el pan", o las tardes de entumirse entre la cálida nata en calma, o las mañanas de pasar la toalla mientras se corre a entregar al chico al transporte o llevarlo al cole son MENTIRAS... claro, a veces es mejor pensar que el diablo no existe que enfrentarlo.
Está bien, dejare el tono patético para otro día, para otros vientos, para otros alientos, para cuando trates inúltimente de alejarte de la cama, para cuando tus pasos no te respondas y nos demos cuenta "(cómplice, fascinado)" que no hay más que la utopía, si no queremos vivir en un mundo que otra mente inventó.
Publicar un comentario