1/26/2007

Ética del Erizo


Yo
Culpable de todo aquello que me conforma, incluso de lo que (dicen algunos) no depende de mi voluntad, declaro que la Ética del Erizo es aquella a la que me abrazo ciégamente. No es necesario describir la ausencia del Nosotros en el ensimismamiento frío del que ya resulta imposible salir... Sólo dejo claro a todo aquel osado que el sólo acercamiento resultará en un pincho, el cual (por simple que parezca) hará escocer la piel, punzará y creará alguna roncha de fácil curación. Sin embargo, la parte cutanea será sólo el síntoma palpable de algo mucho más profundo y doloroso, de un necesario cambio.


Los erizos a menudo afectan tanto que nadie se atreve a tenerlos cerca luego del primer pinchazo, claro que ocurre lo contrario, la adicción al dolor, el (lamentablemente frecuente)
necesario juego del pinchazo... Pero el afuera es irreconocible, la atmófera externa es simplemente paisaje. En la Ética de un Erizo se tiene clara la imposiblidad, el símismo no como bandera, ni como territorio, ni como país, el símismo como única posibilidad de existencia.. sin embargo, la aceptación de ello permite al Erizo jugar a ponerse en los zapatos del otro a sabiendas que no se tienen pies.
Publicar un comentario