3/26/2007

ajo


"Una mañana, mientras el café mezclaba en una servilleta blanca no te dibujaba, no te dibujaba"... soy un cursi de mierda. Soy un tipo de lo peor, lo sabes, ¿verdad?
Ahora en este exilio nuevo, entre las nuevas paredes blancas, alejado de los humos de aquella urbe, ahora enclavado en un cerro, rodeado de bruma, pues no me ha quiedado de otra que seguir jugando a que capturo luces extrañas.
La vida está muy extraña, como aceitunas a diario, el ajo en cada bocado sazonado en la calma de la espera, y esta risa que se vuelve como un gemido precoz, como un trata r de nacer, como este silencio que me inundó y del cual apenas comienzo a salir.
La semana pasada vi a la hija de papel, le gustaron mis malabares, pero nos dio miedo acercarnos... ya creceremos, seguro que ya creceremos.
Publicar un comentario