7/30/2007

tiempo de abir puertos

Es el tiempo de las quimeras.
Es el tiempo de las esperanzas puestas en que el propio camino permita seguir.
Sonrío, sí. Es la risa la acompañante fiel, la que desprende de la calma un crujido, la que simplemente permite que siga fluyendo.
La noche me abraza en las caricias de tus ojos, tantas miradas, tan diferentes puertas se abren, simplemente se abren al tacto...
Frente a la puerta, al roce descubro que
_aligualquelamía¿lumía?_
estaba abierta, que siempre estuvo abierta.
Entro y tu voz dice:
sabes que el mundo puede cambiar con un Quédate; sin embargo, hoy sólo entra, que la puerta siempre estuvo abiera esperándote.
Sí, aún hay tiempo.
Publicar un comentario