3/04/2008

frentes fríos


El frente frío número 33 llegó de madrugada.
Abrazaba un sueño, el de volver a mirar orayá...
Y no.
Falsos sueños de comer viajecitos en papeles más pequeños que boletos del metro.
Soñé con Alas de Alacrán, soñé de nuevo con quien decía que Dios no se las da y del Lado oscuro emergió
así
como si nada
la libertad de la risa
la malévola y estertorea posibilidad de mirar
y apachurrar tus cachetitos.

Espero que entre pronto el frente frío número 34
y tú y ella, preguntan, "me preguntas si como yo son las demás.
Ni lo sé, ni lo quiero pensar".

Ojalá entre pronto el frente
que congele ese posible que coquetea en tu maldito sueño...
te pregunto si como yo son los demás:
respondes como una caracola loca al despertar.
Publicar un comentario