12/25/2008

odita al viejo canon literario


Mis amigos los viejos desde hace mucho están marcados por el hastío.
Muertos algunos con el hígado hecho mierda
y otros usan la evasión como tabla:
surfean sobre la impuesta realidad.
(Recuerdo sus manifiestos sobre la literatura norteamericana e inglesa como canon, sin darse cuenta que esa misma estructura los anulaba, validar al poderoso desde el suelo es cadena perpetua de servidumbre)
He usado sus tablas:
Alcohol y drogas
Televisión y cine
Internet y libros
Estabilidad y amor
pero a mí no me funcionan,
no puedo pagar el coste del aturdimiento perpetuo.
Tengo ahora la edad en que mis amigos viejos echaban lumbre por la boca y tenían mirada de rayos (o por lo menos eso veía yo en ellos).
Y quizá muchos críos vean fuego en mi lengua y culpen a mis miradas de aquello que se destruyó fácilmente.
Hoy siento en mi pecho el camino hacia el abismo.
No sé cuándo subiré a la tabla para comenzar el suf absurdo de la nada.
(Cuando la tenga enfrente seguiré flotando y braceando entre el oleaje)
Publicar un comentario