7/20/2011

re escribiendo


Re escribirse o morir... frase vacía, tonta, absurda. Todo el tiempo estamos escribiéndonos y re escribiéndonos, cada vez que conocemos una historia nueva re hacemos la nuestra con base en lo que nos fascinó de la que recién conocimos. Somos un cuento andante y Ellos lo saben. Por eso es que cuento historias, para que los chicos y los grandes tengan otras formas de leer, de leerse y no se queden únicamente con los reducidos esquemas de historia que nos permiten tener.
Hace años, cuando Ernesto Sábato habló en su testamento literario de una Nueva Edad Media muchos lo tomamos como exageración, pero no es descabellado que después de tantos cambios en tan poco tiempo vengan tiempos de aparente calma; sin embargo, en la Edad Media ocurrieron muchas, demasiadas cosas, sólo que no tenemos noticia, son historias que trataron y casi logran anular. Todo aquello que pasó, si no tenemos alguien que lo consigne,le dé orden y lo trasmita, prácticamente no ocurrió.
No hay voces que digan, preferimos callar, hablarle a la televisión o al mensaje inmediato de internet, pareciera que nuestra historia, nuestras historias se cuentan a diario en la televisión y, honestamente, creo que es todo lo contrario. Ver televisión anula nuestra posibilidad de ver y vivir nuestra historia, estamos más pendiente de esos discursos que del propio. Así que, vamos, vamos, juguemos a los imaginarios diversos, nuevos o antiquísimos, hagamos nuevas formas tomando las anteriores, que ya lo dijo una hermosa Monelle -la más joven y piadosa prostituta de la que habló Marcel Schowb- "para que exista el arte nuevo hay que destruir el arte viejo y construir sobre sus ruinas".
Publicar un comentario