3/10/2013

¿Artista? Un superado concepto romántico


El artista enquistado en las redes académicas es un burócrata.
El artista dependiente del mecenazgo institucional es un burócrata más.
El artista que renta su técnica a otros, porque no es capaz  de crear sus propios proyectos es un empleado.
El artista que da clases es un profesor.
El artista que imita lo que ve o le dijeron que debe hacer es un copista.
El artista que come es un humano común y corriente, no es artista.

El concepto romántico de artista está acabado, ese rubro se destina actualmente a millones de dólares en producción respecto de productos con cero contenido. En el imaginario social el artista es una figura mediática y no un creador o un creativo, si bien las instituciones conservan celosamente el concepto, es sólo para no perder los espacios económicos, para seguir ejerciendo un mínimo de poder y para que una élite minúscula pueda seguir cobrando un cheque, que todo parezca que sigue igual.
A la luz de todo esto, necesitamos creadores, gente que proponga contidos nuevos lejos de los caminos tradicionales. Maneras de "arte" congruentes con el momento actual y el tipo de humano que somos ahora.
No es asunto sencillo, pero es posible.


Publicar un comentario