2/22/2007

Rarezas

Felinda me marcó, con la mancha he pasado varias semanas re pensando en cosas raras... de esas que se pueden mencionar públicamente.
Van algunas, medio exquisitas, pero al fin rarezas.
* De pronto puedo ver cosas como esas que llaman fantasmas. Cuando murió la bisabuela pasó a despedirse, no supe que era ella, pero claramente la sentí y estuvo junto mío. Dice la Muma que la otra bisabuela fue bruja y murió rica de eso... dice... Me lo contó un día en que vi cómo una mancha en el suelo se le subía, ella tembló y entonces le dije que no se preocupara, que la vi entrar.
* Tengo una relación extraña con las cosas que hay que sacar del cuerpo: uñas, cerilla, pelo, puedo guardar mis uñas cortadas o el pelo por años. El extremo no lo mencionaré (ups¡).
* Es raro: los escritores me toman a payaso, los payasos por un pedante escritor. No quepo en ningún sitio, eso me dolió hasta llegar a la escuela para chavos con discapacidad intelectual. Ahí hallé sitio, piso. Uno es su propio espacio.
* Me fascina la adrenalina de los chavos, me gusya mucho trabajar con niños, su honestidad y su amoralidad para ser y hacer. Mucha gente dice que soy un chamaco, un pibe, un morrito, un culigado, un pendejito y sí, tienen razón (mi trabajo me ha costado). Soy de los que se van a jugar con los hijos de los amigos en lugar de estar con los amigos...
* Durante muchos años la lectura de literatura fue mi única ventana a la realidad, luego me decidí a dejarlo atràs y el deconcierto fue un tanto atroz. Ahí vamos...
* No puedo pasar un mes sin viajar, me he vuelto eso: llevo dos años sin casa, viviendo con una maleta, dejando cosas por aqui y por allá. Era necesario para mí aprender a vivir sin nada y ahora comienza el camino de complicarse un poco la existencia.
Publicar un comentario