8/13/2007

luz


Hoy a la mañana cantaba al paso de los labios que abiertos dan ritmo a éste mi fluir. Entonces lo vi.
Magestuoso y abrazador, imponente y delicioso el sol se abrió frente a mis ojos. Su luz me recordó tu mirada, su calor, el silencio lúbrico de nuestros abrazos... Entonces decidí que cínicamente tomaría la foto del sitio por donde diariamente transito, del radio al trabajo, de hablar a callar, de uno a otro lenguaje, de unos labios a los tuyos.
Así que hoy, por la mañana sonreí con los dientes de luz que, como los tuyos, me aguardan para que mi camino sea mucho más luminoso.
Publicar un comentario