8/11/2007

tiempos


Siempre hay tiempo para mirar a los ojos a la gente amable que acompaña nuestro camino, que lo hace amable, tolerable, asible.
Este tiempo es el mismo en que hablo, en el que comunico y trato de trasmitir. Sonrío, no lo dudo nada, no más, ni un poquito, sólo sonrío.
Hubo un tiempo de silencios, hubo un tiempo de gritos, otros tiempos hubo. Hoy es tiempo de esto, e jugar y hablar, de reír compartir sueños. De mirar a los ojos. De no tocarte. De aguardar.
Ya vendrá el otro tiempo, ya vendrá en el ritmo de Oye de Aterciopelados un poco de vinagre balsámico de Módena en las aulas de Regio Emilia.
Publicar un comentario