8/28/2007

no más...

Has abierto la llave del dolor,
Y NO:
nadie está autorizada a tirar de esa palanca.
¡NO MÁS!
te contaré la historia del grito, de la desesperación y la desesperanza, de las noches largas de consuelos imbéciles... NO, carece de sentido todo aquello. Un día mi boca tomó autonomía:
Nunca
Jamás
Permitiré ni a ti,
ni a NADIE,
que vuelva a faltarme al respeto.
Y entonces,
ahora que me has mandado a hablar con el espejo,
me quedo callado y camino.
"no temo al destino porque voy apurado" (Babasónicos)
Nadie tiene derecho a usar la parte más delgada de la cuerda sólo para amenazar.
Un día no caben las disculpas,
carecen de sentido.
No entraré al juego violento,
mis armas están lejos, en un sótano del que perdí para siempre la llave.
Ahora basta reír un poco,
darse cuenta que en el cambio sólo está uno mismo, el mismo.
Así que adelante,
sonrío a la Honesta que escucha,
bebo de los labios tiernos de la que descubre,
libero las miradas de la que habla,
sueño despierto: sueño ahora sin amarrar mi pierna a ninguna pata, de ninguna cama.
Publicar un comentario