2/08/2008

fantasmas


Busqué el silencio y me oculté bajo aquella luz.
Creí como un niño que tapando de mis ojos al mundo desaparecería.
Y no.
Tu fantasma me persigue.
No hay descanzo posible tras ningún sueño.
Pesadillas y asaltos, paso a paso.

Caminé por senderos de agua en madrugadas grises.
Soné las cuerdas del viento que se llevó tus miradas.
Celé cada pedazo de piel donde vaciaste tu aliento.
Vine a casa esperando tu aroma, el calor del té o la calidez de tus rodillas.
Junté tantos verbos en pasado
que
uno
a
uno
fueron haciéndose presente.
A diferencia tuya: rompecabezas de ausencias.
Publicar un comentario