3/04/2009

una pequeña iglesia en Atlanca

¿Suma más tiempo lo dicho que lo callado?
Atendiendo a la lógica de una cultura como ésta, que día a día parece negar toda opción, resulta que las cosas más lindas y divertidas, las ilusiones y cada posible es al final de cuentas sólo una omisión.
Sï, desde pequeños nos enseñan que lo hermoso, el descubrimiento del otro y el sueño, deben callarse, deben convertirse en santacloses, en secretos de alcoba... y son los silencios lo que nos da vitalidad en lo cotidiano. Aunque claro, nadie se atreva a decirlo.
¿Cómo? ¿Por qué en las pinturas de la iglesia de Atlanca Jesús se da un beso en la boca con San Juan Bauista? Me gusta la idea de cientos de historias que potenciaron esa situación. Y bueno, ahora las historias de los santos, de los bultos, de los muñecos y... mi historia, la que no te cuento, la que me hace reír cada mañana y borrar toda evidencia para el mundo: esa es la que subo cotidianamente a exponer frente a tus ojos, tus oídos y tu complicidad.




Publicar un comentario