11/04/2009

unas gracias, no todas...

parece tanto si se mira hacia atrás
y nada cuando se voltea sólo el alma y está llena.

Diré gracias a la chica que nos invitó al Karaoke en San Juan Jujuy y a su chico que pronto estarán de visita por acá, porque su osito de peluche de Taiwan me acompaña.

Diré gracias a la patagónica colombiana que pierde su acento y gana la universalidad del sabor honesto en la palabra.


Gracias al VascoMachine y su familia que hace de sortware maravilloso, llenandolo de información últil y vaciándolo de virus.


Gracias a la mujer ave que con su vuelo de palabras sostuvo siempre, sotiene en su aparente calma mundos que serán universos.


Gracias a una bruja de luz, un gigante que trenza sueños a su paso, porque al andar y compartir sus palabras cambia mundos y crea realidades.


Me faltan muchas gracias, me falta tanto qué decir que se irá diciendo, sí claro que sí se dice en cada paso a pasito...
Publicar un comentario