11/06/2010

Calaveras del recuerdo

TXT y Fotos: Martín Corona Alarcón







En noviembre con su viento
Llegan las almas del limbo.
Muchos creen que es puro cuento
Que vuelven por bastimento
Y no les dan ni pan Bimbo.
Nadie piensa ya en sus muertos
Ni les ponen sus altares.
En vez de eso bien cubiertos,
Con trajes de monstruos tuertos,
Van corriendo hacia los bares.







Van corriendo hacia los bares,
Pa evadir la realidad,
y creen en cosas vulgares
porque son muy populares
y de mucha actualidad.
La muerte está aquí presente,
Lo sabemos de antemano,
Mas el mundo es inconsciente
De que pelarán el diente
Pues es el destino humano.






Pues es el destino humano
Que nos lleve la pelona
Sin distinción de profanos,
Niños, mujeres o ancianos
Levanta a toda persona.
Si un alma vuelve a este mundo,
en estos tiempos de lerdos,
hará corajes inmundos
al notar que mediomundo
se olvidan de sus recuerdos.







Se olvidan de sus recuerdos
los cambian por la pantalla
les da igual que sea izquierdo,
derecho, loco o cuerdo,
su mente perdió la raya.
Mas algunos todavía
No han perdido la biela
Y cuando es de muertos el día,
En familiar compañía,
Recuerdan a la abuela.







Recuerdan a la abuela,
pedir pa cuando se fuera:
“Pónganme aunque sea una vela
y agüita en una cazuela”,
para que su alma volviera.
Recordemos los cariños,
no perdamos los cimientos,
enseñemos a los niños
que nuestros muertos dan guiños
en noviembre con su viento.

Publicar un comentario