6/06/2005

Otros amaneceres

* * *
Sí, me apartaré.
Prefiero lamentarme de tu ausencia que de ti.
* * *
Han dejado de engañarte, no de quererte.
Y te parece que han dejado de quererte.
* * *
Pueden en mí, más que todos los infinitos,
mis tres o cuatro costumbres inocentes.
* * *
Hay caídos que no se levantan para no volver a caer.
* * *
Casi siempre es el miedo de ser nosotros
lo que nos lleva delante del espejo.
* * *
Las cadenas que más nos encadenan
son las cadenas que hemos roto.
* * *
Lleve cada uno su culpa y no habrá culpables.
* * *
Un corazón grande se llena con muy poco.
* * *
No me hables. Quiero estar contigo.
* * *
Saber morir cuesta la vida.
* * *
No podrá esperarte más. Porque has llegado.
* * *
Toda persona anónima es perfecta.
* * *
Quien va de fuego en fuego, muere de frío.
* * *
El amor nace de dos amores y muere en uno.
* * *
El mundo perdona tus defectos, no tus virtudes.
* * *
Estar en compañía no es estar con alguien,
sino estar en alguien.
* * *
Agradezco la mano que me conduce,
porque no sé de quién es.
* * *
Uno es uno con otros; solo no es nadie.
* * *
El viaje: un partir de mí,
un infinito de distancias infinitas
y un arribar a mi.
* * *
Sí, eso es el bien: perdonar el mal.
No hay otro bien.
* * *
Creías que destruir lo que separa era unir.
Y has destruido lo que separa.
Y has destruido todo.
Porque no hay nada sin lo que separa.
* * *
Para que tu tristeza muda no oyese mis palabras,
te hablé bajito.
* * *
Tú crees que me matas. Yo creo que te suicidas.
* * *
Hallarás la distancia que te separa de ellos, uniéndote a ellos.
* * *
Cuando me hiciste otro, te dejé conmigo.
* * *
Mis ojos, por haber sido puentes, son abismos.
* * *
Quien se queda mucho consigo mismo, se envilece.
* * *

Los textos anteriores, no son sino Voces de Antonio Porchia, fueron tomadas del sitio http://www.antonioporchia.com.ar Nunca olvidado, poco conocido, pero siempre inteligente y lúcido. Quise celebrar la imagen que tomé hace algunos meses en Xalapa con todo esto. Los motivos sólo los conocemos algunas personas (casi demasiado pocas para el plural), quizá una de ellas seas tú que lees.

Publicar un comentario