6/18/2007

estreno tiempo azul


estreno tiempo, atronador.
es tiempo de incorporar el viento de afuera, ser consciente que el otoño no siempre viene de afuera.
subir y bajar 5 veces al día esta escalera de caracol da como resultado pensar como, Jean Baptista Vico, que uno siempre vuelve a los viejos sitios donde amó la vida, que son y no los mismos, pero ¿qué pasa cuando uno cambia la vida? Cambian esos sitios, seguro.
Tengo la boca atascada de pistaches, mis muelas pasan de la leche con miel y no necesitan más que un poco de risas, un poco de tiempo, un poco de ese cariño que parece mis labios atraen por sí solos.
Compré cuatro vasos nuevos, azules y fuertes. En esos vasos me gusta servir leche en el desyuno, no me gusta ponerles agua, esa la tomo en los vasos viejos. Los vasos nuevos son muy fuertes, ya ha caído uno y no se ha roto, ya he forzado alguno al lavarlo y no se ha roto. Los nuevos vasos son fuertes y azules y no quiero que se rompan, a menos que yo mismo decida romperlos.
El azul que pobló mi antigua casa no es éste, el de vasos y días y alientos. Anoche soñé que platicaba con una tumba en los lindes de un panteón con la hierba crecida, un pateón muy húmedo. Me hablaba desde la tumba, preguntándo ¿por qué siempre buscamos el mejor lugar para estar? Y ella estaba en la tumba, no me parecía triste visitarla, ni que hubiera muerto. Al salir, me topé con una tortuga que había engordado de más. Desperté tranquilo, desperté con el azul del celular sonando, indicando que era tiempo de partir nuevamente.
Basta de hablar con muertos, cada uno se cava su tumba, cada uno decide su precio, no son los tiempos son nuestras desiciones lo que define el rumbo de nuestros pasos.
Publicar un comentario