1/14/2008

maridaje

La encontré en la playa.
Caminando en la arena.
Estaba rota y dos pasos más tarde pude ver esa extraña cosa.
¿una semilla? ¿un pedazos de madera? ¿un coco de textura extraña?
No tengo la menor idea, pero el maridaje era el ideal.
No lo pensé dos veces y eché ambas al morral de los juguetes.
Al llegar a casa, con mucho cuidado, hice que el fuego las uniera para siempre.
Y no sé qué es siempre.
Siempre he ignorado qué diablos es SIEM PRE...
Pero, por ahora, ahí están junto, encima, dentro, lúcida y divertida: desconcertante.
Publicar un comentario