9/11/2009

mirá vos



Y sigues aquí, mirando a mi ventana.
Una chica, como tú, me preguntó si no me daba miedo que vieran mi alma por estas ventanas.
Y no, no me da miedo.
Le temo a olvidar mi rostro, a no recordar el porqué de cada cicatriz. Mi rostro no me da miedo, por eso mismo lleno de espejos mi casa, por eso mismo vivo de mirarme en las miradas de los demás.
Y sigues ahí, en la ventana, mirando cómo pasa la vida que no viviste. ¿Recuerdas?
A veces quisiera preguntarte y saber qué recuerdas.
Yo tengo poca memoria, no me gusta hacerme historias, soy cuentos.
Y sí, veo que te buscas en mis letras, que buscas un poco de tu historia aquí. Y entiendo, yo a veces me busco en miradas viejas, en otras muy recientes, me busco y me busco y como no hallo mucho, camino.
Últimamente camino y viaje, andar y soñar se vuelven sinónimos. Se convierten en formas de no creer del todo a las mentiras con que llenan nuestros ojos cotidianamente por la televisión.
Sabes, creo que sería una buena idea de pronto cerrar las ventanas, apagar las vías de "comunicación" y nomás sentirnos.
Te aviso que andaré fuera, le voy a dar una vuelta al mundo y regreso más tarde. SI me buscas te aseguro que andaré entre Tierra del Fuego y Tijuana, puedes preguntar por mí en algún rincón moreno, donde el maíz sea parte de la piel.
Sonrío, sueño, vivo y camino; como entonces, como siempre. Y hoy, entre la calma presurosa de comenzar un nuevo camino te escribo sin destinatario, te escribo sin aparente destino sólo para decirte calma, y reafirmar lo que ya sabes, no me oculto, no espero, no hay ningún problema... a estas alturas pareciera con claridad que un lápiz trazó el camino con pelos y señales.
¿El final del juego? Eso siempre te ha apasionado, lo sé, lo he sentido durante mucho tiempo. Este juego no tiene fin, ni finalidad en sí mismo. Es el camino y el flui la final finalidad.
Así que te digo, gracias por seguirte asomando, gracias por mirarme a los ojos por estas ventanas y sí, cuando quieras vente que nos vamos a tomar un café a compartir el mate a caminar un rato por los parques a usar de pretexto la nada a escoger libros a correr un rato por los tejados a nomás nomás por no dejar a juntar cachitos de cuentos que den cuenta de lo que fue y dicen no será porque si es de otra materia nueva será su médula sólo para contrarrestar tanta maldita mentira un poco de fantástica verdad materia pura de humanidad...
Publicar un comentario