9/13/2009

mundos


Inicias el camino dando un paso, simple.
Es cuestión sólo de voluntad,
sólo con voluntad se cambian los mundos.
Porque cuando caminas cambias los mundos.
Cambia el mundo que te rodea,
cambia el paisaje que se vuelve otro,
que se vuelve otro
¿Y tú?
Tú eres y no el mismo:
¿eres el camino que te rodea?
¿eres el paso?
¿el paisaje?
¿eres el mundo que cambia cuando tu mirada está puesta en un ángulo, en otro, en ningún lado?
Cambiemos los mundos
Hagamos que las puertas abran de una buena vez,
como aquella que Fernando esperó toda una vida que abriera
y, al final, cuando tocó, supo que todo ese tiempo estuvieron esperándolo
del otro lado, que era él mismo.
Publicar un comentario