10/01/2013

Un meme explicado es como...

(Versión del sabio cuento del Mulá Nazrudín)

Un gran escritor de memes y breves status de Facebook y Twitter celebraba su primer salida a la calle en 10 años. Él mediante frases hirientes y ácidas, había logrado más de un millón de likes, retwitts y muchas otras maravillas de la empatía humana a través de medios electrónicos.
Era gordo como una ballena, con la cara atascada de acné y su piel despedía un profundo y añejo olor a grasa de pollo. Entre los miles de fanáticos que se habían dado cita en el bar, uno en especial lo esperaba con nerviosismo y determinación. Era siempre de los 5 primeros en darle me gusta a sus post, pasaba despierto toda la noche espectante de sus publicaciones y defendía a como diera lugar la originalidad y el estilo de su héroe.
Así que la fila de fanáticos afuera del bar daba la vuelta a tres manzanas. Todos pendientes por medio de sus teléfonos y tabletas de cada foto subida, de cada frase, de cada movimiento. El Gran Post (como se hacía llamar nuestro héroe) odiaba las transmisiones en video. Luego de 5 horas tocó el turno del pequeño y delgado fanático.
- Oye, ¿me puedes explicar que quería decir el meme que subiste el 5 de abril a las 03 con 32 minutos? Es que es muy...
La voz pequeñita y casi apagada del Gran Post dijo:
- Con gusto, pero ¿no te gustaría tomar un whisky?
- Sí, pero me explicas, por favor es que...
Y mientras el pequeño fanático seguía parloteando, el Gran Post tomó una botella pequeña y sirvió una copa.
- Entonces me explicarás...
- Sí, claro, a ver yo te explico lo que gustes, pero, ¿no te gusta con hielo?
- Sí, sí, pero...
Entonces el héroe, con toda la calma y parsimonia que cabía (y era mucho lo que cabía en ese gran cuerpo), pidió una bandeja con hielos y colocó tres en el pequeño vaso. Volteó a mirar a su fan con la sonrisa digna de la pintura de un ángel y escuchó:
- Mira decía algo así como que cuando tú sientes o piensas...
- Oye, pero sería mejor que le pusiera un popote, así ya no tendrás que complicarte mucho.
- Pero yo sólo quiero saber qué quisiste decir en el...
- Ahora lo arreglo.
Llamó al mesero y le explicó con toda calma, esperó mirando al techo con una concentración profunda, parecía un monje budista en contemplación, así lo imaginaban todos sus seguidores mientras re pensaba la frase precisa y la redacción exacta. Le puso el vaso en la mano, con hielos, con popote, con mucho cuidado.
- Mira lo que me pareció a mí, fue que...
De súbito, con un movimiento inesperadamente rápido le arrancó el vaso y lo bebió de un sorbo masticando al final los hielos. Tragó. Espero unos segundos, volvió a su contemplacion y todo su cuerpo estuvo preparado para exhalar un eructo. Entonces, mediante un  rápido "acto reflujo", vomitó el líquido al vaso, dejándolo casi lleno con una extraña mezcla de sustancias gástricas.
- Ahora, amigo, si tú te bebés este trago, yo te explico el meme que quieras.
- Eres un... un... ¿por qué me haces esto?
- Es simple amigo, un meme explicado es lo mismo que un trago vomitado.
Y ante el desconcierto de todos, se escuchó quedo: "el siguiente".








Publicar un comentario