11/28/2005

Soñé...

No es que hubiera querido mirarte, R. Fue algo como con E. Simplemente mi mirada se posó y ahora mírame detrás de mis ojos, no quiero perderme a mí, pero estás tan fuera del alcance que cesar ahora implicaría caer y morir.
Morir, como E. que en algo muere ahora mismo, mientras deshenebra la leche de la vida y des desea.
R.:
Mis días se vuelven más luminosos cuando escuchó el grito, el reclamo... No puedes deshacerme con tus ocupaciones ni ausencias. Estoy y soy simplemente, de este lado. He escuchado el grito, he notado la esperanza al fondo y sonrío. Yo estoy tratando de enhebrar nuevamente una madeja, ya no la misma ni siquiera una imaginada, simplemente enhebrar por el simple hecho de hacerlo por saber que es posible hacerlo. Bueno, no te dejo, pero dejo claro que te quiero (que a final de cuentas es un me quiero bastante tramposo).
Publicar un comentario