11/08/2005

Y entonces...


Se cayó de golpe la sonrisa.
No hay más que buscar,
la puerta se ha tocado,
está abierta y la habitación vacía.
No hay peor cosa que entrar a un sitio
sólo para escuchar:
"espera, vuelvo pronto, debo arreglar asuntos"...
Ya te aprendiste de memoria la sala,
el telón sigue en su sitio y tú aún esperas.
Publicar un comentario