3/18/2006

re descubro que soy el que no nació para esto
amable y sonriente vivo en tetrabrick
he desarrollado la posibilidad de luxar mis huesos para caber en una caja
lo aprendí de una pequeña chica cuyos padres le ensayaron a desarrollar dicha técnica

Historia de la chica que aprendió en la infancia a dislocar sus huesos para caber en una caja de zapatos del número 4.
Nació un 3 de marzo de 1983. Nació en un circo, de padre contorcionista (demasiado joven, 16 años) y madre trapecista de 33 años). Desde muy pequeña descubrieron que padecía la hiperflexibilidad de su padre y tenía los huesos cortos y estéticos de su madre. Durante dos horas diarias entrenaron sus huesos para la dislocación, lo hacían amarrándola como una pelota. La niña aprendió "sola" y cuando fue una adolescente hermosa compartía con sus amantes casuales (generalmente los tomaba por las noches, luego de sus funciones) aquellos dones. Se hacía un ovillo cuando no estaba a gusto, se estiraba al extremo cuando los labios eran de su agrado.
COnmigo ocurrió otra cosa, compartió sus secretos, pero la dislocación de mis huesos fue dura, dolorosa... era demasiado viejo para eso.
Publicar un comentario