7/07/2008

Mi chiquita



No hay amor tan posible y viable y real y extremo como el nuestro.
Me das tus últimos suspiros, me dejas tentonear lo que queda de tu alma entre ajustes, arreglos y zurcidos.
Yo sufro y me dedico a permitirte seguir adelante, un poquito, sólo un poquito.
En un mundo absurdo, donde todo se tira para tener siempre "lo nuevo" (un remedo absurdo de lo anterior)tú y yo, seguimos adelante.
Publicar un comentario