8/31/2011

La tierra de seres con Ojos Amarillos


Los seres de ojos amarillos vuelven por las noches a sus casas.
Dan su vida para generar una maquinaria absurda.
Los seres de ojos amarillos repiten historias de dominio, de control, de ausencia y dolor todos los días, mientras beben a raudales pócimas que acaban con su voluntad.
Un hombre de ojos amarillos sale de casa muy temprano.
Una mujer de ojos amarillos sale de casa muy temprano.
Los hijos de esos hombres y mujeres salen para que otros hombres y mujeres cuiden que ellos sean atados frente al gran sorbedor de voluntad.
Los hijos de los seres de ojos amarillos no tienen color en la mirada, es el contacto con el gran sorbedor de voluntad el que pone color a sus miradas.
No hay en su mundo otro color para su mirada, no hay otro mundo posible en la realidad de los seres de ojos amarillos, o quizá sí.
Cuentan algunos pocos, es apenas una leyenda al margen de su historia, cuentan que hace miles de años, un pequeño grupo de hombres descubrió cómo ponerle amarillo a todos la mirada, arrancándoles su voluntad hepática con mentiras, con sutiles espíritus en sus comidas, en su agua...
Nadie se pregunta nada en la tierra de los hombres de ojos amarillos, nadie puede ver más allá de lo que sus corazones permite. Nadie, más que los hombres que ven con los dedos, aquellos que miran con sus lenguas y que escuchan con sus pasos...
Publicar un comentario