5/13/2008

comienzan los chingazos

Estoy hasta la madre....
las becas, los apoyos, el dinero para la creación siempre se lo reparten quienes les hacen la barba a los que las reparten, quienes a su vez barbearon para tener ese puesto.
y entonces, ¿hay literatura en méxico?
no me vengan con que las novelitas ramplonas de unos nerds lame botas son la propuesta estética de inicios de milenio. Obvio no.
Una cosa es ser jurado, otra participar y una diferente ser creador otra es ser amigo del dueño.
Estoy hasta la madre de los comentarios alagüeños de los MASTERS hacia sus súbditos, perdón debí decir alumnos.
Grupos alrededor de escritores medianones que brincan de la cómoda postura de académicos a las filas de la creación porque son compadres del editor o se cogen al escritor de moda.
Y todo, ¿para qué?
para que sigan derribando árboles para publicar a un puñado de imbéciles cuyo máximo sueño es ser entrevistados en canal 22 o que el pelón idiota del noticiero matutino les diga que son lindos mientras les pica el rabo.
Los escritores de verdad en México, ¿dónde están?
No me digan que son los becarios de fonca o del centro mexicano de escritores de telmex, no me digan eso. Porque sí hay gente como Shaun Tan que a sus 32 o 33 años está revolucionando la forma de hacer libros, porque Alessandro Baricco comenzó a publicar a los 30 y algo... pero no importa la calidad ni la propuesta, si no perteneces al grupo nomás no abren tu proyecto, si no acudes a presentaicones y te haces insumisamente incondicional, si no toleras los desplanres absurdos de las cacas sangradas, quise decir vacas sagradas pero fui irónico, ¿vieron? Nomás jamás...
sé que es el pinche costo de ser famoso literariamente, pero y luego, digo es mejor ser famoso en televisa o azteca, tienes más lana, más fama y luego hasta te contratan más para dar charlas de super ración personal (hay que saber cobrar).
Y no me digan que sueñan con vivir de la escritura porque en este mundo no lo hacen ni los premios nóbel, porque el escritor vive de vender su imagen, de las fotos y las charlas, de las cofnerencias y las notas que vende, no de su creación.
de la creación de los escritores viven las editoriales y todo su aparato, que no es asunto simple.
Por eso aquì comienzo a joder, a joderme el camino literario... espero un día estar tan, pero tan desesperado y enfadado que no sólo despotrique a lo imbécil, sino que me den los cojones poner nombres y citar todo aquello que hace de las artes una mojiganga más en el desfile de la estupidez que es en lo que ha convertido occidente a la creación (con sus amables admirables y deliciosas excepciones).
¿Cómo ven? sueno combativo, què no?
Publicar un comentario