5/07/2008

Juglares modernos

para que pueda ser he de ser otro,
salir de mí, buscarme entre los otros,
los otros que no son si yo no existo,
los otros que me dan plena existencia,
Octavio Paz


En sus últimnos libros de ensayo, desenfadado y sabio, Ernesto Sábato afirmó la vuelta a una Edad Media. Regurgitamos la idea de occidente-Estados Unidos-América como el culmen de la humanidad. No en balde en El Fin de la Historia, Fukuyama afirma que a lo máximo que puede y debe llegar la humanidad es al estilo de vida de Estados Unidos en los 70 y 80. No nos permiten hacr nueva música, no hay oportunidad de nuevas ideas, no vemos más allá de lo que marcan televisión y modas...
Y los más jóvenes, su imaginación de cuatro o cinco esquemas, estructuras cerradas e inamovibles. Si nos atrevieramos a soñar e imaginar, mostraríamos con nuestras miradas que todo esto es una mentira y entonces todo el dinero acabaría y el rico dejaría de ser el dueño de nuestras voluntades...
Pero, ¿quién?
Quizá los que hacen soñar, quizá quienes hacen reir y llorar con sólo su voz, con sólo su canto. Esperemos que así sea, mientras tanto, de Colombia a Miami, pasando por Querétaro y Xalapa y Banderilla y Coatepec, desde Argentina, Brasil, Perú y pronto, pronto pronto hasta la mismísima Patagonia, con ganas de ser tan libres de soñar como mundos posibles hay en cada uno.
GRACIAS BUGA, y a cada uno de ustedes, de sus cuentos y sus sueños.

EN LA FOTO: Javier Echevarría (Perú, Ricardo Marturet (Argentina), Julia Barros (Brasil), Marco Antonio Molina (Venezuela), Angélica Askar (México), Nolimar Suárez (Venezuela), Martín Corona (México), Inés Bombara (Argentina), Almir Mota (Brasil), Soledad Alzate (Colombia).
Publicar un comentario