5/12/2008

y no es que sea bueno o malo, simplemente hay momentos donde no estoy más que dentro de mí. donde amigos y risas y alegrías no están tan cerca como d costumbre y entonces el uno y entonce darse cuenta que todo, todo todito todo ha sido tan solo una manera de seguir de detenerse en el camino absurdo hacia... en fin que no lo entiendo, pero ni falta que hace, cómo disfruto caminar, pero cuando el cuerpo me pide descanzo comienzan los problemas, porque uno quisiera descanzar sí pero bueno... ya hay una hamaca, ya hay un poco de calma durante los días y sonrío, sí sonrío sin detenerme... sigo leyendo a Murakami y es como salir de un sueño bestial, de una larga pesadilla. espere estúpidamente 4 años para leer ese libro, leerlo me hubiera hecho (creo) comprender tantas y tantas cosas... aquí estoy. aquí estaré. lo demás es parte de una emocionalidad desconcertada.
Publicar un comentario