3/27/2005

El cuaderno, el yoyo y la torre amarilla

Los domingos de marzo, en el espacio del Centro de Estudios en el Arte de los Títeres, se estuvieron presentando tres cuentos, tres espectáculos unipersonales con tres actores, quienes crean en escena historias tan disparatadas como su forma de contarlas.
De inicio, un payaso con dificultades para moverse recibe al público, mientras se cocinan desde los controles las sopresas técnicas y actorales. Un jarrón que no debe romperse, una escoba, las propias "butacas", son elementos de juego para crear risas y sorpresas.
El clown, interpretado por Rubén Reyes, logra que su cuerpo sorprenda amablemente al público, su payaso es cálido y a la vez imperativo. Este personaje lleva la batuta, es como un hilo que entreteje los tres relatos, cabe destacar que no habla.
De pronto, llega un muñeco, que es persona, que tiene un sombrero y nos cuenta su historia: Carlitos, interpretado por Adrián Vázquez. Este cuento es quizá el más duro, el menos cálido para un público pequeño, pero es también el único que cuenta el personaje con su propia voz.
Posteriormente, una revista vuelve a un hombre super héroe, Fernando Soto en movimiento, mientras es narrado por dos actores, cual si fuera la marioneta de las voces. El cuento se sucede con un humor inspirado en caricaturas y plagado de referencias divertidas.
El tercer cuento es el hilo conductor, el del payaso que encuentra un yoyo que cambia por completo sus planes.
El grupo llamado Los Tristes Tigres, logra en esta puesta en escena unificar tres espectáculos unipersonales, una creación coletiva que no estorba al trabajo indovidual, que al ser colectiva enriquece los espacios de cada uno y logra dejar un excelente sabor de boca durante el poco más de una hora que dura el espectáculo.
El cuaderno, el yoyo y la torre amarilla resulta un espectáculo muy propositivo, encaminado a crear una tradición de trabajos para niños en el espacio del CEAT, que dirige Carlos Converso, quien tiene sobrada experiencia en trabajar con niños. Sin duda un trabajo muy valioso para niños y adultos, en un espacio que sin duda seguirá ofertando esa calidad en sus presentaciones para niños los domingos a las 12:00 horas.
Publicar un comentario