3/02/2005

Voces inocentes...

es una película. Me prejuicié re harto con el apellido del director. Me sorprendí amablemente con el resultado. Si bien no escapa a ciertos clichés, no deja de ser una buena película. Simplemente una historia justa y bien contada.
Me resultó sorpresivo, amable, ver los parajes de mi tierra. Las cascadas. Los árboles de mango. Xico. Texolo. Y más aún, ver a Alberto en el papel del director de la escuela, escazos minutos de participación, pero emocionante ver a un queridísimo carnal en la pantalla grande.
Eso me trajo recuerdos, con los años todo te trae recuerdos. El Tonel de Diógenes, Mónica y sus ojos y su risa. Las primeras chelas con Fernando Iralda, la vida de aquellos años crípticos y ahora tan luminosos.
Aquel dolor en la caja del pecho, tan semejante a... (esas semejanzas). Sin embargo, todo lo perdido está recobrado con creces, la vida continúa llenándose de bamburijes y sueños.
Gracias Lupis por meterme donde no quería entrar.

Publicar un comentario