9/23/2006

Ay ojón


Aquí no hay miradas. Nadie sigue mis pasos. Nadie me acompaña, pero como Nadie no ha llegado me quedo jugando con una canica y el ojo de Orso. Riéndome con cara de bobo, riéndome de mímismidad ensimismada, jugueteadora de letritas e historias que va robando por aquí y por allá.
Publicar un comentario